Nth Room, y por qué es uno de los escándalos de abuso sexual más graves de Corea

Cho Joo Bin es el nombre de un joven de 25 años, profesional, que utilizaba el seudónimo “Baksa” (doctor) para liderar el NTH Room, una de las redes de tráfico sexual más grandes de Corea del Sur.

Su identidad fue revelada, su rostro también, y fueron múltiples los nombres que alzaron su voz para castigar a uno de los cabecillas de un distinguido grupo, presuntamente adinerado, que pagaba por tener material de niñas mutilándose y siendo abusadas sexualmente. Las más pequeña de ellas, sólo tenía 9 años de edad.

El modus operandi era relativamente sencillo: primero amenazaban a mujeres por Twitter diciendo que fotos privadas se filtrarían, las niñas, asustadas, daban click para ver si realmente eran ellas. Al introducir sus datos, se condenaban. Los hombres tras esta operación lograban tener acceso real a sus datos, incluyendo domicilio y familia. Con esto en su poder, las chicas eran “esclavizadas” con tal de que su información personal no fuese divulgada.

En ese período de esclavitud, las chicas eran obligadas a desnudarse, degradarse y mutilarse. Si no se cumplían las órdenes, alguno de los miembros de este grupo la violaría, ya que todos tenían acceso a sus direcciones. Estas violaciones eran grabadas y posteriormente divulgadas en el NTH Room.

Según un grupo feminista del país, este acto cumplía tres funciones: castigar a la víctima, advertir a otras mujeres a que cumplieran las órdenes y proporcionar material para la sala de chat. Este material, generalmente violento, es el que generaba más ganancia.

Cho Joo Bin era uno de los miembros activos y el que vendía estos boletos, los que costaban entre $600 y $1500 dólares, dependiendo del nivel de violencia de las grabaciones. Otro de los cabecillas lleva el nombre de “GotGot” pero todavía no ha podido ser ubicado.

Lo más terrible, es que esta sala que se encuentra en Telegram tuvo más de 260 mil participantes. Los actores activos y cómplices aún no son completamente identificados, pero ya se tienen los nombres de 70 personas y 15 mil usernames. Se dice que entre estos participantes se encuentran CEO’s, deportistas y gente de alto estatus del país.

Últimos informes también han develado la participación activa de menores de edad como moderadores de estas salas de chat. Uno de los cabecillas sólo tiene 16 años y estaba a cargo de una sala denominada “Pacific Ocean Expedition” bajo el pseudónimo de “Pacific Ocean“. Por otro lado, el participante más joven cumplió los 12 años.

Los crímenes de pederastía y abuso sexual no son castigados con vehemencia en el país asiático por diferentes motivos que, generalmente, siempre parecen ser excusas. Es por lo mismo que los hashtags #N번방가입자_전원처벌 #nthroom #N번방_갓갓_포토라인_공개소환 se están volviendo virales para que este tipo de esclavitud sexual digital no quede impune y sea castigado con las penas coherentes a su gravedad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *