Naufragio del Sewol: “La verdad nunca se hunde”, la peor tragedia de Corea del Sur

Durante la mañana de un 16 de abril del 2014, un ferry se dirigía a Ciudad de Jeju desde Incheon. El barco, que ya había navegado 18 años por los mares de Japón, había llegado a Corea del Sur para el transporte de turistas.

Ese día, 476 pasajeros se encontraban a bordo, de ellos, 300 eran estudiantes de la secundaria Danwon, de Alsan. Aunque también había otros adultos y otro resto de tripulantes.

8:40 am. Los estudiantes se habían congregado a desayunar en la cafetería del ferry. El incidente comenzó unos minutos más tarde, aunque todavía no se tiene mayor claridad de cómo fue.

8:48 am. Las cosas visiblemente no estaban bien: el barco comenzó a volcar en medio del océano. Sólo bastaron unos 20 minutos para que el caos se desatara. Los estudiantes comenzaron a utilizar sus teléfonos para pedir ayuda, o sólo para despedirse de sus seres queridos, abrazando un desenlace que no tenía cómo resultar favorable.

“No se muevan, sólo quédense donde están. Es peligroso si se mueven”, se escuchó desde los altos mandos, mientras el capitán a cargo, Lee Joon Seok, saltaba en calzoncillos al mar, dejando a la deriva a casi 500 pasajeros para lograr salvarse.

De las 304 víctimas fatales, 205 fueron estudiantes. Cinco cuerpos siguen desaparecidos.

Este accidente, que hasta el día de hoy enluta a Corea del Sur, se pudo haber evitado. El barco no tuvo inconvenientes, sólo se trató de errores humanos, sobrecarga, inexperiencia y falta de comunicación.

Esto, sumado al nulo sentido de preocupación por parte de la tripulación ante el destino que afrontaban centenares de personas, fue lo que terminó por sentenciar a cadena perpetua al capitán, quien fue apresado por el cargo de asesinato. Como él, otros tripulantes enfrentan penas que van de los dos a los doce años en prisión.

En tanto Yoo Byung Eun, el dueño del barco y que se encontraba prófugo por negligencia, evasión fiscal y malversación, fue hallado muerto unos meses más tarde, por suicido.

El día de hoy, se cumplen seis años de esta horrible tragedia. Queríamos hacer algo para que no nos olvidemos de uno de los episodios más oscuros en la historia del país asiático. Por esa gente que aún sufre, y por esos que todavía no encuentran a sus seres queridos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *