“Flower Boys” o la importancia histórica de la estética masculina en Corea

¿Alguna vez se han preguntado por qué los hombres en Corea cuidan tanto de su imagen, a tal nivel de normalizar el maquillaje y las rutinas de limpieza facial? Bueno, la verdad es que esto no es un trend o algo que haya llegado con el k-pop, aunque no podemos negar que ese movimiento lo intensificó.

La “masculinidad suave” es un término que se ve mucho en las calles, en los dramas o en las boy bands del país asiático. Y el hecho que Corea sea una de las cunas del maquillaje, el skin care y las cirugías estéticas, sólo le da fuerza a una moda que volvió con fuerza a partir de los años 90’s.

Y sí, justamente el cambio radical llegó con Seo Taiji & The Boys, considerados como el primer grupo formal de K-pop. Ellos fueron figuras y modelos a seguir para miles de jóvenes coreanos y para las futuras generaciones de grupos en la escena musical del país. Una década antes, los prototipos de belleza seguían siendo absolutamente heteronormados, así como ya los conocemos.

La verdad, es que el maquillaje se remonta a miles de años atrás, a la dinastía Silla, uno de los tres imperios en Corea desde el 57 a.c al 935 d.c. Aquí, los accesorios y la pintura comenzaron a utilizarse en los rostros de los denominados Hwarang (también llamados “guerreros de la flor”), que eran soldados de Elite, estudiosos y reconocidos por su belleza.

guerreros hwarang

Pero volvamos a lo más contemporáneo. La historia fue algo injusta con estos guerreros. Primero, porque su realidad no fue descubierta hasta comienzos del siglo XX, después porque la influencia japonesa los situaba como hombres débiles gracias a la cultura pop de los manga y, finalmente, porque la sociedad occidental nunca estuvo preparada para aceptar la delicadeza en el género masculino.

Para los expertos, Corea del Sur se volvió un país pionero en la cultura de la belleza masculina y, claro, esto se acrecentó con la presencia del K-pop y de los diferentes artistas de la escena. Es por ello que ya no es extraño ver a jóvenes de diferentes edades utilizando bb cream, alguna tinta en sus labios o sombra de ojos.

La barrera estética entre los productos masculinos y femeninos está deshecha en Corea del Sur. Allá no es extraño que sean hombres quienes protagonicen algún spot de mascarillas faciales, lentes de contacto o que posen con diferentes colores adornando sus bocas.

Monsta X para Tony Moly

En resumidas cuentas, para los hombres no se trata de ser “femenino”, sino de “verse bien”, de enfrentar de manera más cómoda el día a día, y de conseguir mayor seguridad. Que es básicamente lo mismo que buscan las mujeres y un gran porcentaje de la población en general.

Bueno, así es como podemos notar que en Corea del Sur están a años luz de unas cosas, pero demasiado atrás en otras. Y ahí es cuando comienzan las preguntas: ¿Cuál es el límite de los coreanos al momento de no juzgar a las personas y sus preferencias? Quizás, en algún momento, podamos entenderlo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *